sábado, 30 de diciembre de 2017

EL TIEMPO SE PARÓ...


Nuestros amaneceres en la playa, nuestros te quiero...
Todo quedó en un recuerdo cuando nuestro tiempo juntos se paró...


AMANECER...



Amanecer en un beso.
Despertar con un te quiero.
El día comienza contigo a mi lado.
Mi mejor sueño... tú.







PALABRAS


Palabras...



DESPERTAR ABRAZADO...



Despertar abrazado a tus caricias.
Sentir lentamente pasear tus besos sobre mi piel.
Volver a respirar contigo latiendo juntos.


QUIERO BORRAR...


Quiero borrar la huella de tu mirada...
y olvidar el aroma de tus caricias sobre mi piel...


QUIERO DESPERTAR



Quiero despertar contigo y perderme en el mar de tu piel...
Amaneciendo a la vida...


viernes, 29 de diciembre de 2017

OTRA NAVIDAD



     María, ataviada con su mejor abrigo, permanece sobre la acera observando con impaciencia a un lado y otro de la calle cómo pasan los coches. En su cabeza solo resuena el “Navidad, Navidad, dulce…”; está harta de esa dichosa música, tantas horas escuchándola. Desea que pasen estas fiestas. Mucha lucecita, mucho adorno, mucha Nochebuena, pero para ella es una noche fría y solitaria más. Desde hace unos meses, cuando nació el niño y con José en el paro tras despedirlo de la carpintería, a ella le toca hacer más horas en el trabajo. Solo tiene ganas de regresar a casa. Pero esta noche todos pasan de largo. Necesita que pare uno y ya está. Por fin se detiene un vehículo a su lado. Ella se acerca, se abre el abrigo y asomando la cabeza por la ventanilla dice:

     —Francés cincuenta, completo cien.

(Relato presentado al concurso de Editorial Zenda #cuentosdeNavidad)


jueves, 28 de diciembre de 2017

MAMÁ ¿DÓNDE ESTÁS?


   Otro sábado, lo único diferente a los demás son los villancicos que suenan de fondo. Ella está como siempre con su mirada perdida y repitiendo la misma canción: “Estuve en París vestida de novia con él”. Me siento a su lado, cojo sus manos y le cuento cosas de la vida normal. Intento rescatarla de su mundo. Pero su mente es como un trineo deslizándose a toda velocidad hacia el olvido. De repente me mira, sonríe, parece que ha vuelto. Le pregunto: Mamá ¿sabes quién soy? 

  —Sí, mi madre.

   Solo puedo besarla y, contemplando la sonrisa de su mirada, seguir soñando con su regreso.

(microrrelato publicado en www.cincopalabras.com 4ª semana Diciembre/17)
(las palabras son: villancicos - París - novia - cuento - trineo)



miércoles, 27 de diciembre de 2017

CUENTO DE NAVIDAD



     Este año las navidades en casa de los abuelos iban a ser diferentes para mí, ya que el abuelo decidió marchase para siempre a mediados de octubre. Desde entonces echo de menos esas tardes de domingo juntos los dos, frente a la lumbre, asando castañas y escuchando por la radio los partidos del Huesca. También añoro las historias de un bandolero de los Monegros, que me contaba justo antes de irme a dormir. Está claro que ya nada será igual. Aunque la Nochebuena me iba a deparar una sorpresa. Bajo el árbol apareció una caja con mi nombre escrito con la letra del abuelo. No me lo podía creer, si él ya no estaba aquí. La abrí y en su interior encontré el mejor regalo que jamás me habían hecho: su transistor y la colección completa de los cómics del Bandido Cucaracha. Desde entonces creo en la magia de la Navidad.

(Relato enviado al concurso "El Relato Imposible" de ARAGÓN RADIO. Finalista en el programa del 27/12/17) (Había que utilizar las palabras: UNA RADIO / LA NAVIDAD / EL BANDIDO CUCARACHA)



sábado, 23 de diciembre de 2017

LIBERACIÓN


    Desde que murió padre, todo ha cambiado en mi familia.
   Mi madre, poco a poco, se anima a volver a salir a la calle sola. Cuando lo hace, no se maquilla tanto como antes y los días nublados no usa gafas de sol.
  Mi hermana no echa el pestillo de su puerta cuando se va a dormir. Además, al ir al instituto no esconde las minifaldas en la mochila.
  La abuela vuelve a visitarnos y, solo entonces, subimos el volumen del televisor.
   Todos sonreímos, sin necesidad de hacerlo por obligación.
   Ojalá papá me hubiese enseñado mucho antes a disparar con su escopeta.

(Relato finalista en el X Concurso de Microrrelatos Sol Cultural)


Fotografía: Ángel Atanasio Rincón







AMANECER...



Y el día me encontró soñándote... Amaneciendo a la vida...



TÚ...



Tú...
Iluminas mis días de nubes.
Acaricias mi piel como brisa de mar.
Solo tú me haces vivir, sentir, amar...
Tú...


DORMIRÉ...



Dormiré mis sueños con la brisa del otoño
Abrazaré tus silencios bajo hojas de olvido
Sólo la tierra palpitará por mí



DESPERTAR...



Despertar...
Abrazando tu sonrisa al amanecer
Besando la caricia de tu mirada.
Compartiendo tus ganas de sentir... de amar.


OTOÑO...


Mis manos acunan al otoño...
le canto una nana ahora que se aproxima su fin,
dormirá bajo la hojarasca al abrigo del frío invierno.
Soñará que algún día volverá a ser primavera...


EN EL VIAJE DE LA VIDA...


En el viaje de la vida,
arrastramos tantos problemas inútiles
que nos impiden disfrutar de vivir.


ERES...



Eres el sol de mi amanecer.
Eres el aire que respiro.
Eres mi calor y mi luz.
Eres yo... eres mi vida.


MIRADAS...



Hay miradas que salen del corazón
atraviesan todas las barreras y te llegan al alma.
Esas miradas...


TAN SOLO ESCRIBO...




Tan solo escribo...





SENTIR TU ÚLTIMO BESO...



Sentir tu último beso
Acariciar tu adiós
Abrazar tu sonrisa
Besar tu mirada
Respirar tu ausencia
Desear volver contigo siempre




NUESTRA AUSENCIA...


El sonido del silencio ocupa nuestra ausencia.
Solo quedan los ecos de nuestras mentiras en el aire.


SI ERES UN SUEÑO...



Si tan solo eres un sueño... yo quiero vivirlo contigo...
Amaneciendo a la vida...



viernes, 22 de diciembre de 2017

NAVIDAD, NAVIDAD...



   Ella permanece sobre la acera observando, con la mirada perdida a un lado y a otro, cómo pasan los coches, casi ni la ven. Ataviada con su abrigo de pieles solo hace que escuchar: “Navidad, Navidad, dulce…”. Está harta de esa dichosa música, desea que acaben ya estas fiestas. Mucha lucecita, mucho adorno, mucha Nochebuena, pero para ella es una noche más. Fría, solitaria y con ganas de regresar a casa. Hoy todos pasan de largo, solo desea que pare uno y ya está. Entonces por fin se detiene un vehículo a su lado. Ella se acerca, se abre el abrigo, asoma la cabeza por la ventanilla y dice:


   —Francés cincuenta, completo cien.

(Relato escrito para el reto UNA IMAGEN - UN RELATO 
de la comunidad de Google+ Escribiendo que es gerundio)





















jueves, 21 de diciembre de 2017

FABIOLA NO ES SOLO UN NOMBRE DE TARTA




   Soy la cuarta de siete hermanos. Como mi familia es muy musical, nos ponían nombres relacionados con instrumentos. El mío, Fabiola. Sí, debería ser con uve, por eso me llaman, Fa. Me gustaba poco hacer faenas. Era más de fantasear mucho, fabular historias y fagocitar libros. Me ordenaron que dejase de hacer el fantasma. Y comencé a trabajar en una farmacia, pero no. Luego, en una factoría de farolas. Aquello era fatigoso. Caí en una depresión, perdí el apetito, acabé famélica y fachosa. Quise ser cantante y, dado mi estado de ánimo, me fascinaron los fados. Aunque lo mío eran más las faldas de faralaes y los fandangos. 
  Un fabricante de estrellas me facilitó las cosas y me lanzó al fabuloso mundo de la farándula. Era, Fa y sus limones salvajes del Caribe. La fama al fin. Salía en televisión, en revistas… Pero la fastidié al alternar con facinerosos. Me estrellé.
   Ahora, como querían mis padres, me dedico a interpretar música. Toco el fagot en plena calle. Aunque paso la mayoría del tiempo acodada en la barra de un bar, ya que debo cumplir eso de: instrumento de viento-madera de caña doble.


(Relato escrito para el "V Concurso nacional “Tono Escobedo” de relatos breves" de la editorial Editorial defotolibros)
(Tema del concurso: las 7 notas musicales, yo elegí la nota: FA)
(Este relato ha sido escogido por el jurado para incluirlo en el libro recopilatorio: "Las 7 Notas Musicales")

Imagen: Andrei Kovalev



miércoles, 20 de diciembre de 2017

SUEÑOS MUERTOS



   Nos habían dicho que habría luna llena, pero las nubes lo cubrían todo. Ni un ápice de luz iluminaba nuestro camino. Era difícil olvidarse del miedo, para ello realicé un ejercicio de abstracción y pensé en mi familia. Aunque el espacio era reducido y nos rozábamos unos con otros, no sentía calor. Notaba el tiritar de aquellos cuerpos, cuya mirada perdida iluminaba el color oscuro de nuestra piel.
   De repente el motor enmudeció, comenzó a entrar agua y la desesperación fue nuestro único salvavidas. Cuando recuperé el sentido en aquella playa, contemplé como aquel mar de silencio depositaba sueños muertos sobre la arena.



(microrrelato publicado en www.cincopalabras.com 3ª semana Diciembre/17)
(las palabras son: ápice - abstracción - espacio - color- sentido)



domingo, 17 de diciembre de 2017

TEMPERATURA DE CONGELACIÓN



    Aquel día de enero todo el mundo pasaba de mí. Mis padres no me querían ni ver. Los familiares y amigos que llegaban a casa, entraban al salón, directamente los saludaban a ellos y luego contemplaban a mi hermana. Incluso algunos cuando se quitaban la ropa de abrigo que llevaban, la lanzaban sin miramientos sobre el sofá, sepultándome bajo abrigos, bufandas, gorros y guantes.

    Mamá siempre nos dijo que jamás jugásemos a eso en invierno, pero yo nunca imaginé que el globo lleno de agua, que le lancé a mi hermana desde la ventana, le iba a partir la cabeza.



(Este relato está escrito para el #viernescreativo de Ana Vidal, en esta ocasión había que ambientar el relato en Oymyakon, Siberia (Rusia), el lugar más frío del mundo)




Fotografía de Oymyakon, Siberia (Rusia)

sábado, 16 de diciembre de 2017

MIS LETRAS...


Mis letras solo quieren ser... letras...
Quieren ser música...
Quieren ser caricia...
Quieren ser silencio...
O tan solo ser un sueño dormido en ti.


AMANECIENDO A LA VIDA...



Cuando tú acaricias el día conviertes todo en un mar de nubes...
Amaneciendo a la vida...


DIBUJAR CARICIAS...


Dibujar caricias con besos sobre tu piel
y escribir un te quiero despacio, poco a poco...
lentamente, que dure eternamente.


LLUVIA DE BESOS...


Y de repente... tan solo deseo que lluevan besos...


DESPERTAR...



Despertar abrazado a tus sueños
Escuchar el eco de tus caricias
Caminar envuelto en tus besos
Sentir la mirada de tu sonrisa


ALCANZAR UN SUEÑO...


Alcanzar un sueño...



AL ALBA...


Al alba, cuando la noche cierra sus puertas
con el silencio de las últimas estrellas,
la brisa de mis besos abrazan tu piel.


AQUELLA CANCIÓN...


Cuando aquella canción comenzó a sonar,
la melancolía acarició todo mi ser,
recordé cuando nuestros cuerpos... eran un mismo latido.


SUPE QUE TE HABÍAS IDO...



Supe que te habías ido...
cuando no vi las huellas de un te quiero en mi piel, 
ni encontré un beso sobre mi cama
y el silencio era mi única caricia al despertar.


jueves, 14 de diciembre de 2017

LA LLAMADA


     Cuando de repente sonó el horrendo tono que llevaba mi padre en su móvil, todo fueron sobresaltos. La tía Gertrudis quería cortarse las venas. Mamá se desmayó, golpeándose la cabeza con la figura de un ángel que decoraba la sala del tanatorio. Yo no podía respirar. Pensamos que se nos había olvidado sacar el teléfono del traje con el que lo amortajamos y lo metimos en el ataúd, pero lo peor es que oímos cómo desde el interior papá contestó.


(Relato escrito para Reto 5 líneas Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac, este mes de diciembre las palabras son: tono / venas / contestó / ángel)



miércoles, 13 de diciembre de 2017

EN TIERRA EXTRAÑA

     
     Pilar nunca imaginó que ese día iba a cambia tanto su vida. Cuando regresó de las clases de danza encontró un sobre en el buzón. Al ver en el remite que procedía de Rusia dio un grito. Lo abrió con cuidado con un abrecartas. En su interior un sueño, le concedían una beca para estudiar en la Academia del Ballet Mariinski de San Petesburgo. Una maña de Calatayud rumbo a la tierra de los zares. Y partió hacia allí. Estaba claro que el Volga no era el Jalón, pero el frío de las mañanas de enero en la casa de sus abuelos en Calamocha, no tenía nada que envidiar al invierno siberiano. Pilar era una mujer fuerte, de pocas emociones. Pero, ahora que estaba en tierra extraña, echaba de menos a su familia, su tierra. Por eso el día que vio en la televisión rusa al Coro del Ejército Rojo arrancarse con la jota de la Dolores, no pudo dejar de bailar y llorar al mismo tiempo.


(Relato enviado al concurso "El Relato Imposible" de ARAGÓN RADIO, para el programa ESCÚCHATE del 13/12/17)
(Había que utilizar las palabras: SAN PETESBURGO / UN ABRECARTAS / LA JOTA DE LA DOLORES)



martes, 12 de diciembre de 2017

ABRAZOS DE CHOCOLATE


    Manuela era mucho de apapachar y atalantar a sus nietos con sus besuqueos y arrumacos, pero estos eran unos melindres y se dejaban acariñar poco. Cada tarde, acudían a su casa, solo por merendar el chocolate caliente que les daba.

   Aquel día se alegraron de que la abuela no saliera a recibirles y, atraídos por el aroma que salía de la cocina, entraron allí directamente. Al acabar les extraño el silencio. Fueron a la salita y encontraron a Manuela, sentada en su sillón, con su jícara en el suelo, el chocolate derramado sobre su ropa y...

    Desde entonces echan de menos sus abrazos de chocolate.

(microrrelato publicado en www.cincopalabras.com 2ª semana Diciembre/17)
(las palabras son: apapachar - atalantar - melindres - acariñar- jícara)