domingo, 21 de mayo de 2017

QUIERO UNA MUÑECA VESTIDA DE AZUL…


    La mayoría de las prisioneras eran unas nenazas, solo sabían llorar. Las que se atrevían a articular alguna palabra, repetían siempre el mismo mantra: “te quiero mucho mamá”. Después de someterlas a diversas torturas, obteniendo así su confesión, pasaron a disposición del Tribunal Supremo de nuestra gloriosa revolución del 6 de enero. Tras un juicio sumarísimo se dictó la sentencia, fueron condenadas a la pena capital. Al amanecer, en el patio trasero de casa, despojadas de todas sus ropas y pertenencias, las ejecuté a garrote vil.


   Por fin, este año, los Reyes Magos, se verán obligados a traerme muñecas nuevas. 



(relato enviado al programa de RNE4 - Wonderland http://blog.rtve.es/wonderland/ 20-05-17 - Finalista)







No hay comentarios:

Publicar un comentario